[El Mercurio] Experto en seguridad privada señala que la inversión y coordinación son claves para evitar balaceras en fiestas

Explica que el empleo de cámaras de alta resolución y de detectores de metales es fundamental para enfrentar el fenómeno, además de la coordinación entre las policías y distintas instituciones. Asevera que el incremento en el uso de armas de fuego es una tendencia global en el país y que este tipo de eventos no está ajeno a ello.

Cuatro personas heridas, luego de que se percutaran al menos siete tiros en el sector VIP de una fiesta organizada el pasado martes en el Espacio Riesco, fue el negativo saldo en la organización de un espectáculo que debía servir para pasar un rato agradable y no ‘una noche de terror’, como la describieron algunos de los asistentes. El hecho generó impacto en la opinión pública y volvió a poner en la agenda el aumento del uso de armas de fuego en espacios cotidianos.

El general de Carabineros (r) Aldo Vidal, y a la vez coordinador del Comité Técnico de la Asociación de Empresas de Seguridad Privada y Transporte de Valores (Aseva), analiza el fenómeno. Asegura en primer término que más allá de la situación puntual que afectó a Espacio Riesco, ‘el aumento en el uso de armas de fuego está directamente asociado a la violencia inusitada de delincuentes, que sienten que gran parte del resultado de su acción está dada no solo por el porte del arma, sino que también por su uso’.

En ese sentido, el exuniformado asevera que como se observa en el análisis de los hechos de violencia que ha realizado en el último tiempo, ‘son tanto delincuentes avezados como aquellos que se incorporan a la carrera delictual los que optan por un delito violento asociado a un arma de fuego. Si a esto le sumamos que el uso de las armas también tiene un alto componente vinculado a los delitos de droga, lo que va de la mano de la disputa territorial de bandas rivales y ajustes de cuentas, entonces su proliferación es el resultado de una cadena de fenómenos en gran medida influenciados por la mutación delictual global’.

A partir de este análisis, el general (r) se refiere a la responsabilidad que les cabe a los organizadores de fiestas para aplicar medidas y protocolos de seguridad que permitan disminuir el riesgo de que se produzcan situaciones como la vivida el pasado martes: ‘Es precisamente el organizador quien debe procurar contar con todas las medidas de seguridad necesarias que permitan no solo enfrentar eventuales hechos delictivos al interior de un recinto, sino que además contar con cursos de acción que permitan evacuar, auxiliar y poner a resguardo a las personas frente a determinadas contingencias. Para ello, debe presentar ante la autoridad fiscalizadora una directiva de funcionamiento en donde debe establecer claramente con qué medidas contará el recinto, un plan de emergencia y de evacuación y la cantidad de guardias de seguridad y su distribución dentro y en el entorno del recinto’.

Como conocedor del funcionamiento de la seguridad privada en el país, Vidal destaca que es ‘fundamental’ que el organizador trabaje previamente, ‘con bastante antelación, las definiciones como cantidad de personas, recinto a utilizar, horarios, restricciones, etc. Para de esta manera definir la empresa de seguridad que contratará para brindar seguridad al evento’.

La coordinación ‘es imprescindible’

Vidal añade que desde su experiencia ‘es imprescindible’ que exista un ‘trabajo coordinado entre los organizadores, la empresa de seguridad, la autoridad fiscalizadora y las instituciones locales como municipalidad, Carabineros y Bomberos’.

Si bien es cierto, el evento era privado y la seguridad les compete a los organizadores, el general (r) de Carabineros valora el actuar del Gobierno, en el sentido de que ‘sus acciones están bien encaminadas, porque han entendido que es necesario que la seguridad comience a ser vista como algo integral y que se trabaje en estrategias en materia de seguridad, en las que todos los actores, públicos y privados, puedan apuntar a la prevención activa de los delitos’.

Control de ingreso exhaustivo

Con todo, respecto de qué medidas propone para evitar el riesgo de que esto suceda nuevamente, el exuniformado asegura que ‘más allá de las medidas previas en la organización y coordinación, se debe llevar adelante un control de ingreso exhaustivo, que permita tener absoluta certeza de que se controló y verificó que todas las personas que ingresaron no portaban elementos peligrosos ni menos armas’.

El experto concluye que para que lo anterior se cumpla ‘es fundamental el uso de tecnología y los detectores metálicos, sumado a los registros y verificación de bolsos y carteras. Así también, la selección, calificación y distribución de guardias de seguridad debe llevarse adelante por expertos y el monitoreo de cámaras de alta resolución debe ser permanente a partir de una central’.

Recuadro
– «Es fundamental el uso de tecnología y los detectores metálicos, sumado a los registros y verificación de bolsos y carteras. Así también, la selección, calificación y distribución de guardias de seguridad debe llevarse adelante por expertos, y el monitoreo de cámaras de alta resolución debe ser permanente a partir de una central’. Aldo Vidal, General (r) de Carabineros
– Indagatoria
El Laboratorio de Criminalística de Carabineros y el departamento OS9 de Carabineros están a cargo de la investigación por los hechos ocurridos a principios de esta semana.

Previo

Próximo